AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

Sucio PDF Imprimir E-mail
Escrito por ferdinand   
Jueves, 01 de Marzo de 2007 11:30
Creo que en muchas personas la higiene y la mentira van cogidas de la mano. Tan cogidas que se ponen cachondas la una a la otra, sobándose, complacidas con la sequedad rasposa de sus pieles recién enjabonadas. No te ahogaras un día en el baño, con todas las mentiras espumosas bloqueando el albañal. El agua se acumularía de tal modo que su desbordamiento definitivo podría contemplarse desde el espacio. Un astronauta incrédulo ante la verdad. La Tierra es redonda, hijo de puta.

Huelo mal. Estoy instalado en la viscosidad. Pero en una viscosidad de calidad suprema: el tipo de viscosidad que te obliga a permanecer absolutamente inmóvil. En el fondo no soy nadie. Un insecto atrapado en un escupitajo. Todos pueden ser lo que quieran. Incluso tú puedes ser lo que quieras: pero no me mires, no me toques, ¡no me nombres! ¡No quiero tener nada que ver contigo!

Un animal. Solo. Ante los restos del mundo devastado. Avanzando a través del espacio polvoriento. Una señal, tallada con mimo en la corteza de un árbol milenario. Una sombra que se recorta en lontananza sobre la línea del horizonte. El viento que silba imperceptiblemente, con un son del más allá. La luz anaranjada, el sabor amargo del fin. El olor de la madera podrida, la inscripción sombreada por los mohos y los granitos de arena. El animal lee sin comprender. Suspira, y cuando empieza a sentir que sus mejillas enrojecen, desea que el aire venenoso jamás vuelva a entrar en sus pulmones…Así sucede. Cae con un golpe seco, y el polvo que levanta se va depositando lentamente sobre la talla en la corteza del árbol, haciéndola quizás más visible para el próximo visitante que llegue a esos parajes. La sombra ha visto todo lo que ha pasado desde la distancia. Ha contemplado inmóvil la muerte del animal solitario. Se gira despacio, se marcha. Ojalá no vuelva a lavarse nunca más.