AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

La escasez de miedos PDF Imprimir E-mail
Escrito por ferdinand   
Viernes, 09 de Marzo de 2007 09:35
A los soldados se les suponen las ganas de salvar el pellejo, además de la valentía. Es probable que, precisamente por eso, se les haya mandado a morir tantas veces a lo largo de la historia. El soldado que entrega su vida para salvar la de sus compañeros accede, por la vía del absurdo, al más alto nivel de realización humana. Sin embargo, ¿a que simas puede llegar a descender el salvado? ¿O, por el contrario, el agradecimiento le colma lo suficiente como para permitirle seguir hacia delante con optimismo? No quisiera tener nunca semejante responsabilidad en mi vida. Ni la del que muere, ni la del que sigue viviendo.

En la vida civil, en cambio, la valentía se basa exclusivamente en la escasez de miedos. Más concretamente, se basa en aparentarla, pues de nada sirve tenerla y no manifestarla. No nos interesa lo que la gente es, nos interesa lo que parece. Teniendo esto claro no será nada difícil arrojarse a la calle vestido con una ropa ridícula a demostrarle al mundo que ha dejado usted de comportarse como un animal avergonzado. Desprovisto de cualquier fe y esperanza, o sabiendo ocultarlas convenientemente, podemos lanzarnos a vivir con total tranquilidad, seguros de que absolutamente todo carece de efectiva importancia. A la mayoría de la gente le basta con lo que parecemos, no olviden esto. Por eso el soldado se arroja sobre la granada, desafiando a la construcción del mundo. Por eso nosotros seguimos hacia delante, desde la noche de los tiempos, en nuestra particular batalla por tener una existencia dotada de sentido.

Todas las noches oigo las sirenas que avisan del bombardeo. Al final del camino espera la nada. La rebelión valdrá la pena durante el tiempo que seamos capaces de mantenerla. Cargo mi fusil, y espero.