AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

Virgin Steele - The house of Atreus Act I PDF Imprimir E-mail
Escrito por Belial   
Lunes, 30 de Julio de 2007 22:27

La Anunciación

Porque Virgin Steele pertenece a la categoría de grupos de esos que de repente, perpetran un álbum que está a años luz por encima de lo que viene siendo el resto de su carrera, el típico trabajo estilo "nunca-más-te-saldrá-algo-parecido", de los de cortarse la coleta. Este fenómeno no es tan extraño en el mundo del Jebi, ahí tenemos a los Blind Guardian, soporíferos como ellos solos, y su inexplicablemente magnífico "Nightfall In Middle Earth", piedra angular de los universitarios roleros graduados en friquismo y pajillería con granos.

Un buen día, hallábase Defeis meditando en la sauna del gimnasio, mientras admiraba sus cuidados bíceps, cuando se le apareció un Ángel Caído del Metal. Su misión era borrar el estereotipo del Hermano del Metal inculto, primitivo y calimochero, le dijo. Ve, Hijo del Trueno, y enseña al resto de la Humanidad que los Warriors of the Barrio también tenemos sensibilidad y cultura. Y así fue como Defeis, el Heraldo del Metal,  se dispuso a cumplir su sagrado cometido. Eligió para ello un género que se prodiga últimamente en el jebi...una ópera. Pero fue bastante original en la temática escogida, pues pasó del Medievo, de elfos y dragones y se fue hasta la Grecia Antigua. Pero no a la Grecia de hombres en vaporosas túnicas persiguiendo tiernos efebos, que eso es cosa de locazas, no. Se fue hasta la Grecia Arcaica, tiempo de machos-machos, de sudor, bronce, gimnasios y hostias como panes. Y se atrevió nada más y nada menos que con la Orestiada.

 
 Defeis después de visitar al Príncipe Gitano.

 

Fíjate qué horas de llegar son éstas.

La Orestiada de Esquilo es una recreación del clásico mito conocido como "cariño, me voy con los amigos y puede que vuelva un poco tarde", pero en versión grecoburra. Agamenón, tras la caída de Troya (porque Agamenón sobrevive, y Brad Pitt la espicha), cansado ya de tanto violar, asesinar, saquear y destruir, decide que es hora de volver a casa con el botín de guerra a cuestas. Allí le está esperando desde hace 20 años su mujer Clitemnestra, que resulta que está un poquillo mosqueada con él, por una de estas minucias que suelen enfadar a las féminas de todas las épocas. Y es que Agamenón, antes de partir a asediar Ilión, decidió ofrecer en sacrificio a Afrodita a su hija Ifigenia. La versión oficial cuenta que para asegurarse una partida tranquila y el favor de la diosa en la guerra, pero seguramente tuviera más que ver que Ifigenia fuera la típica adolescente griega con acné, la túnica muy corta y la lengua muy larga, siempre pidiendo dracmas a papá. Agamenón retorna pues al hogar y es aclamado como rey victorioso, pero Clitemnestra no se ha olvidado del asunto, y le guarda una pequeña sorpresa en forma de su amante Agistos armado con una maza. El rey es advertido por la adivina Cassandra (traída como esclava-trofeo desde Troya) de lo que le iba a pasar. Pero esta lunática, que tenía el don de predecir el futuro, estaba condenada por los dioses, esos grandísimos hideputas, a que nadie la creyera. Así, a pesar de que pronosticó la caída de Troya, el fin de la casa del rey Príamo y el campeonato de Liga del Madrid de Capello con 25 jornadas de antelación, Agamenón ignoró sus advertencias, siendo asesinado por el querido de su mujer, con la pobre Cassandra como daño colateral. Esto al parecer no le sentó muy bien a su hija Electra, la del complejo, por lo que se conjuró con su hermano Orestes para vengar la muerte de su padre Agamenón. Este es el argumento del primer acto, porque después continúa en dos actos más (editados en su correspondiente disco doble) la simpática historia de la familia de los Átridas con las típicas estampas hogareñas de asesinatos y venganzas, que paso de relatar porque soy así de perro.

El concetu del meollo

Todo esta conmovedora saga familiar, pilar de nuestra cultura desde entonces hasta Puerto Hurraco, está magníficamente plasmada en un álbum que se concibe como una ópera, y eso se nota mucho al escucharlo. Los cambios de registro entre los temas son constantes, pero todo tiene una continuidad que se corresponde con la narración de la historia.

Los interludios melódicos están pensados para conducir los momentos de tensión e introducen los poderosos cortes principales, potentes piezas de auténtico true metal heroico, de power metal que te cagas, tronc. Este álbum es todo lo que podría haber sido el "The Triumph of Steel" y jamás fue; la visión épica, bárbara y cruel de la época arcaica griega está muy bien lograda. Como curiosidad,  decir que no sólo se trata de un disco para escuchar, sino que la pieza ha sido representada como una ópera metal (eso sí, sin salir de Alemania), y que en la mejor tradición clásica, todos los personajes  son interpretados por hombres. Bueno, por tradición griega, y porque en Virgin Steele son todos machotes de cuero, a ver qué os creéis. Y se pintan las caras de blanco y todo. Sí, he buscado vídeos del evento en el yutuf, pero como los mass media marginan a los auténticos hermanos del metal, pues no encuentro nada, así que si un alma caritativa se anima...

En conclusión, un discazo que deja a algunos clásicos del metal en mantillas, y un orgullo para los Warriors of The Barrio de poder ir por la calle con las greñas bien altas, porque gracias a Defeis, ya pueden vacilar al primito cultureta pijo de mierda, y ligar con las pibas sin necesidad de eructar The Trooper en do menor. De aquí al Opera Joll de London con las bambas del 89 y la camiseta de los Yudas, un pequeño paso.

Última actualización el Miércoles, 20 de Agosto de 2008 12:07