AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

El rol de los sexos PDF Imprimir E-mail
Escrito por a priori   
Lunes, 19 de Noviembre de 2007 13:51
Ahora bien, cuando hablamos de seducción, de cortejo o de cualquier otro mecanismo que envuelve la ceremonia del ansia de aparearse, todas estas tesis se van al garete.  En este peculiar proceso, los sexos quedan claramente identificados para mostrar sus diferencias. 

El juego heterosexual tiene unas reglas culturales de las que casi nadie quiere desprenderse y aunque envolvamos de complejidad el desarrollo del mismo, el rol de cada uno está claramente fijado.
En la partida nos encontraremos siempre con infinidad de estímulos, guiños y pequeños gestos que debemos interpretar para poder manejar correctamente nuestras armas, pero además, hay un añadido de dificultad en ese tablero ficticio porque nunca te encuentras  con las mismas situaciones ni con los mismos personajes.

Por eso, es mejor que no intentemos competir con actitudes que no nos corresponden.  Aunque seamos originales en las formas y en los métodos, aunque no pretendamos guiarnos por la literatura o el cine para seducir, aunque impregnemos de personalidad nuestros pasos, no olvidemos nunca quienes somos.  Al final, de todos nosotros siempre se espera un lugar común para reconocernos.