AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

Los crímenes de Oxford (Serie B) PDF Imprimir E-mail
Escrito por imparsifal   
Domingo, 27 de Enero de 2008 23:04
No obstante ya que uno es iluso y acaba pensando que al igual que el Real Madrid este año algún partido tiene que perder, pues erra una y otra vez entrando en alguna sala de multicines esperando encontrar una buena pelicula nacional. Esta vez la apuesta perdedora ha sido Los Crímenes de Oxford, auténtica serie B sólo apta para frikis adoradores del espeso y casposo director punta de lanza del triste subvencionalismo cinematográfico patrio.

La peli aunque inmunda, esta llena de guiños y bromas del apestoso realizador con las que, como si lo viera, ha sido galardonado en los créditos como co-guionista. Como todos sabeis por la campaña de marketing el protagonista de la peli es el melifluo Frodo que hace de estudiante americano que viaja a Oxford para que su tesis sea dirigida por un famoso matemático inglés cuyo nombre es Seldon. Lo que a priori parece un comienzo con gustirrinín por ser éste el mismo nombre que el del famoso científico de La Fundación de Asimov, se trunca espectacularmente cuando le escuchamos hablar con la carrasposa voz de Rambo. Este detalle se hace fundamentalmente atroz durante el desarrollo de la trama ya que John Hurt (Seldon) se pasa toda la peli sin para de rajar cual maruja sobre teoremas y filosofía provocando más angustia que los corchos blancos de los electrodomésticos cuando se frotan entre ellos. El acierto del doblaje no queda aquí, ya que a Frodo lo dobla el mismo que al Peter de Los amigos de Peter, osea voz de gay inglés, que no pega ni con superglú con el hecho de que éste en el film sea un americano nacido en Colorado, exactamente en mitad del desierto.

Pues el caso es que pasados los diez primeros minutos, uno asume que no está ante Gosford Park por el ambiente inglés de todo a cien que impregna las escenas, y más languidecen las expectativas al descubrir que el contexto matemático y científico de la peli parace pergeñado intelectualmente por el propio Alex. Se puede salvar de la quema la explicación que da un matemático ruso del Teorema de Borat (sí del famoso Kazakhstaniano que fue a EEUU) sobre el punto clave de la demostración del Teorema de Fermat en el que mencionan al famoso Yukata Taniyama y su conjetura. Este ruso por cierto se lamenta de que Seldon le ha robado su demostración como ocurre en La habitación de Fermat (película inmensamente mejor que ésta). A parte de eso, todo lo demás que se discurre: Wittgenstein, Gödel, las Series de Fibonnaci o el Efecto Mariposa (en relación al caos), son topicazos express que no dan nivel ni para el Philosophia for Dummys.

Como en toda buena película española, tenemos una escena de sexo jamonero, en esta ocasión por cortesía de Marlanga, en la que vestida con un mandil de cocina de la muñeca barbie como única indumentaria y que a más de uno le recordará alguna de aquellas fotos-racimo que explotaban en el trasforo, es seducida por un membranoso y crisálido Frodo casi en bolas al estilo Un tranvía llamado deseo, pero que en vez de utilizar un cubito de hielo, caldea el momento con un repugnante plato de spaguettis con tomate frito. No hay palabras, hay arcadas. La Marlanga bien provista de magro, está de un soso que aburre más que una conversación filosófica entre los concursantes de La isla de los famosos. A destacar su uniforme de enfermera inglesa en la que luce un reloj plateado masculino de pulsera a modo de medalla, tal cual hubiese salido de la pluma de Ibañez. Y por cierto, no es el único guiño que el seboso realizador le hace al creador de Mortadelo y Filemón, ya que el inspector de policía que investiga los asesinatos es una calcomonía física e inteluctal del Superintendente Vicente, que por cierto se pasa todo la investigación pegándose unos lingotazos de whisky con el Frodo que son la muerte.

La mala de la peli se llama Bette, que cosas, e inexplicablemente está al igual que la Marlanga enamorada del Frodo. También hay otro malo, el enano que sale en todas las películas de Jean-Pierre Jeunet y que junto con un científico loco amputado, desnudo y de espaldas, aporta a la peli un punto de atmósfera Delicattessen, que unido al mencionado estilo Mortadelo y Filemón, lo inglés y los textos matemáticos, conforman este magnífico tapiz cinematográfico tan kistch. Cuando Alex introduce al científico volviendose loco, intenta copiar descaradamente la atmósfera de confusión que hay en Pi (la peli), con el previsible resultado de hacer una charlotada.

La clave del enigma es una compleja serie que resulta ser 1,2,3,4 y que la deduce Frodo en compañía de la Marlanga durante una sobredosis de intuición en la que obtiene la información de los tres primeros libros que le caen en las manos en una biblioteca, que para más inri están todos en la misma repisa aunque uno es de matemáticas, otro de filosofía y el último de medicina. Como actores no se, pero como bibliotecarios serían unos fenómenos. En la escena más dramática, el Super confunde el objetivo del malo: un autobús con diez subnormales (sí, me refiero a downs), con otro con diez eminentes científicos entre los que se encuentra Seldon. Al fallar la deducción, el autobús de los subnormales estalla en un alarde de fino sarcasmo simétrico, ya que ambos autobuses eran idénticos (cosas del presupuesto salvadas honorablemente, mare de deu) y se nos deja claro que los científicos y los subnormales no se diferencian demasiado (éste chico debe de tener más de un complejo).

Un último guiño a destacar es el que le hace Alex de la Iglesia a Pedro Vera el de Ortega y Pacheco, ya que el proceso deductivo posterior al intuitivo, con la correspondiente explicación de Frodo a la Marlanga de la sucesión, está sacado del famoso diálogo del monje tibetano y el español que tanto de reir hizo la primera vez que apareció en el jueves ...
Última actualización el Domingo, 27 de Enero de 2008 23:23