AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

La especie elegida (1ª Parte) PDF Imprimir E-mail
Escrito por Gonzalo Gala   
Domingo, 26 de Octubre de 2008 15:41

Del mismo modo, el hombre es el único animal que siente la inquietud fundamental, la fe. El homo sapiens sapiens necesita tener una fe, una esperanza y unos objetivos para dar sentido y dignidad a su existencia. Aunque, sobre todo, exista la importancia principal de la cultura. Una gran parte de los miembros del reino animal actúan y se interrelacionan con el mundo y su ambiente de un modo instintivo, modificando su perspectiva por su propia experiencia. No obstante, el hombre es el aprendiz por excelencia, lo hace de un modo más complejo que cualquier otro animal, sirviéndose de un único sistema de comunicación: el lenguaje vocal, con muy pocas respuestas instintivas: llorar, sonreír y andar, quizás, las únicas cosas que el hombre haga instintivamente.

De este modo, llegamos a la comunicación, otro elemento esencial de cualquier ser vivo. La que existe en el reino animal es de muy diverso talante, pero la del hombre es la única que se trasmite por la voz, es decir, a través del lenguaje verbal, de la palabra. Y todo esto es posible gracias a su cerebro, el centro director del sistema nervioso de la que depende la actividad consciente, la sensibilidad y la inteligencia.

Con estas herramientas, el ser humano se dispuso a manipular el orden natural, a dominar a la Naturaleza, y cuando estimó que ésta ya había sido lo suficientemente "dominada", el hombre quiso algo más. Intimar y superarla, participando de su propia creación. El mayor desafío a lo largo de su historia, una obsesión a la vez científica y política, el de fabricar hombres perfectos. Así, de "el que sabe que sabe", el homo sapiens sapiens, se pasó a "el hombre-robot que sabe", el homo cibersapiens. Según el Diccionario de la Real Academia, un robot es un ingenio electrónico que puede ejercer automáticamente operaciones o movimientos muy variados, una máquina que imita al hombre; mientras que el Robot Institute America lo define como "un manipulador reprogramable y muntifuncional concebido para transportar materiales, piezas, herramientas o sistemas especializados, con movimientos variados y programados, con la finalidad de ejecutar tareas diversas". El término robot, sin embargo, procede del escritor checoslovaco Karel Capek, quien en su obra Rossum’s Universal Robot (RUR) - de 1921- narra la historia del doctor Rossum, inventor de autómatas a los que denomina robots (del checo robota, que significa trabajo).

La filosofía ha identificado la relación que existe entre la capacidad de pensar con la propia existencia: Platón, Parménides, Hegel; quizás, sea más conocida la famosa cita de Descartes, el cogito ergo sum. Esto es bonito, pero falso. No en la premisa, sino en las conclusiones, porque si el baremo de la existencia es pensar...

Otra cosa muy distinta es que la capacidad de raciocinio sea una señal de humanidad, con el volar de la imaginación y nuestra autoconciencia, dentro de un espíritu imposible de definir, que yo creo que se trata del "alma". El dualismo cuerpo-alma de Platón, Aristóteles, Descartes o Spinoza, que vuelve a reaparecer en el caso de las máquinas, con el hardware - el cuerpo - y el software - el alma-. El software, en realidad, hace las veces de "cerebro", ese músculo de tan sólo kilo y medio de peso, pero fundamental tanto para la capacidad intelectual del ser humano como para su propia vida. Se observa, por ejemplo, que sin funcionar como una grabadora, nos sirve de "catalizador" de la información recibida como si el cerebro fuese un "almacén de datos", con un modo de actuación que es, ciertamente, complejo: una serie de receptores sensoriales reciben los estímulos que nos llegan de los diferentes sentidos, así como de nuestra comprensión, recogiéndolo y clasificándolo. En cierto sentido, un software funciona del mismo modo.

Un caso de "habilidad", que bien podríamos llamar "inteligencia", lo vimos en el pulso ajedrecístico que echó una máquina al campeón del mundo, Gari Kasparov, que terminaría perdiendo ante la Deep Blue. Esta llegaba a calcular hasta doscientas millones de jugadas por segundo, que en realidad, nos indica una idea ya señalada anteriormente: la dificultad para que una inteligencia artificial lograse emular algo que para un ajedrecista de elite, como Kasparov, debía ser irrelevante. Un aspecto que me hace recordar una frase citada por Noam Chomsky, acerca del aprendizaje del lenguaje, que podría servirnos para el caso: "Parece mentira que seamos capaces de lograr tanto sabiendo tan poco".

Si reflexionamos un segundo sobre este detalle, entenderemos la alusión tanto a esta cita como al caso de la Deep Blue, para el asunto que nos centra en estas páginas. Yo lo reconozco, como mediocre aficionado al ajedrez se de buena tinta que sólo podría ganar una partida si tuviese el tiempo suficiente como para calcular todas las jugadas posibles, entre cada movimiento. Así, podría ganar a cualquiera, pero no ganaría de un modo "inteligente". Esto, sin embargo, es lo que hace la Deep Blue, a una velocidad de vértigo. Lo que lleva a la pregunta obligada que se hacen algunos autores, como Ángel Manuel Faerna (Profesor de Historia del Pensamiento Filosófico y Científico en la Universidad de Castilla-La Mancha, en un artículo de El País, del día 21 de marzo de 1997) ¿Es, entonces, inteligente Deep Blue?.

Según estos términos, Deep Blue sería lo que los especialistas denominan como "sistema experto", en concreto, entendido como un programa que ejecuta una tarea de decisión. Un sistema experto podría equiparase a una mente humana, siempre que ésta realice una tarea de rutina (como por ejemplo, el ajedrez), sin embargo, por muy optimista que se sea, la inteligencia se caracteriza por la capacidad de efectuar tareas que no se rigen por pautas preestablecidas - lo que puede llegar a entenderse por rutina -, por ejemplo, con la imaginación.


Las máquinas que hoy existen son capaces de realizar complejas tareas, pero cubriendo tan sólo la primera actividad cerebral, y cada vez lo hace mejor. Entonces, tendría entre sus tareas más básicas la del almacenaje y clasificación de la información, no como con un cerebro, sino en un grado de mayor complejidad (más datos recogidos y más rapidez, sin el problema del proceso "recuerdo" y "olvido"), pero quizás destaque su importancia con las matemáticas. Siempre tenemos en mente la imagen de las calculadoras, con el Cálculo Matemático, y de otros ingenios - que a lo largo de la historia - han facilitado este tipo de operaciones, gracias a mecanismos basados en la rueda dentada, el ábaco o algunas máquinas, como la de Pascal, Leibniz o Baggage.

 

La importancia de las matemáticas se observa en el método filosófico. Frente a las tradicionales preocupaciones bordadas por esta disciplina - el problema de Dios, del Ser, como conductas que le acercaban a la teología, la ontología y la ética - en la actualidad se observa un progresivo acercamiento a las ciencias naturales, pero sobre todo a las matemáticas. Desde que el padre de la ciencia moderna, Descartes, definiese la realidad en principios lógico-matemáticos, como base de su pensamiento cartesiano, otros tantos - Spinoza, Leibniz - hasta nuestros días, han hecho un esfuerzo por comprender los fundamentos de la filosofía - y de la realidad- en términos de las matemáticas y de la lógica simbólica.

Última actualización el Domingo, 14 de Diciembre de 2008 22:10