AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

No soy tonto, pero sí un poco bobo PDF Imprimir E-mail
Escrito por ferdinand   
Jueves, 08 de Febrero de 2007 01:11
Estamos condenados a relacionarnos, de los más diversos modos, y conviene no tomarse estos acontecimientos a la ligera; como mínimo, sientan las bases de la posible relación que se va a desarrollar a continuación, y ya saben lo pesado que es tener que desdecirse, matizarse, explicarse, contextualizarse o, verbigracia, retirarse después de un beso que se ha dado sin todo el convencimiento/consentimiento necesario.
Yo encontré mi fórmula particular para estas situaciones mientras leía un maravilloso libro de Julien Gracq titulado "Los ojos del bosque". En él, en un momento dado, una chica menuda le decía al militar protagonista: "No eres tonto, pero sí un poco bobo" (no puedo precisar si, ciertamente, le tuteaba, pero lo considero secundario). Cuando está uno leyendo un libro bello y se encuentra con algo así, se detiene un instante y se lo prueba, como si fuera un abrigo o una chaqueta. Aquella frase me venía como un guante. De modo que se la robé al autor y me la metí en el bolsillo pensando que, de ahí en adelante, me acompañaría allá donde fuera.
 
Traten de recordar ahora las entrevistas de trabajo a las que han asistido. Piensen en lo que han venido diciendo hasta ahora sobre ustedes. Sopesen la sinceridad de sus palabras. Imagino que se habrán comportado ante los entrevistadores como apunta el comienzo de este escrito: les han dado lo que ellos querían (es, ciertamente, lógico: se supone que ustedes están allí para conseguir el trabajo). Puede que, incluso, hayan mentido en alguna respuesta; cosa nada sorprendente y que no debería causarles el menor sonrojo: la vida está llena de mentiras, recurrimos a ellas constantemente, y aquella persona que les está entrevistando gusta, por ejemplo, de utilizar expresiones como "Le voy a ser sincero" cuando los acontecimientos no se van desarrollando como los había planeado (por consiguiente, después de decirle eso con gesto afectado y colocando el cuerpo como el que va a contar un secreto, le soltará la trola más gorda de todas las que le ha hecho partícipe hasta el momento, como cualquiera). Al cabo de un tiempo, les concederán a ustedes el trabajo (o no), y llega entonces el momento de analizar el resultado que ha producido su actuación. Han hablado de ustedes, han mentido, les han mentido, van a trabajar o van a estar en el paro...Y la vida sigue: ustedes siguen creyendo que son como creen saber y los demás siguen creyendo que son como se muestran.
 
Pero vayamos ahora allá dentro, al cuartito que tiene centenares de llaves arrojadas a los pies de su puerta. El azar nos deparará una estancia diferente según la llave que elijamos de entre todas las que hay en el montón para abrir. Incluso es probable que se encuentren con la puerta entreabierta alguna vez, y les baste con empujar levemente para contemplar lo que hay dentro. Ahora piensen en una frase que siempre podrá definir lo que se encuentren dentro. Una frase que no sea del todo mentira, ni del todo verdad (puesto que es imposible encontrar un absoluto para esto y, es más, no debería poder encontrarse nunca). La mía es la que encabeza estas palabras apelotonadas. Podría contarles mil mentiras y mil verdades (de hecho se las voy a contar, se las estoy contando ya).
 
No soy tonto,pero sí un poco bobo. Esta es mi verdad.
 

¿Desea saber menos? Andonse pulse AQUÍ
Última actualización el Sábado, 17 de Febrero de 2007 17:26