AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

una confesión insondablemente ebria, que tal vez explique ciertas cosas, PDF Imprimir E-mail
Escrito por California   
Jueves, 08 de Febrero de 2007 21:50
es entonces cuando ese tipo de hombre
siente el coraje mudo del espanto
el mundo es una isla
y el tiempo
               duele
                       como una mortaja de hielo
y aunque al lado descansa un cálido cuerpo amado
el mundo ha llegado a ser una isla donde arriban los fantasmas
y es entonces cuando este hombre
este tipo de hombre del que estoy hablando
siente el zarpazo del espanto en su frente alucinada
allí está aquella mujer que amó
alzándose tras la guadaña del tiempo en su lecho de tempestades
era el tumulto del deseo apretado en colmenas
erupción de abejas en un cáliz de rosas
era tan bella y tan amada que el amor le empapaba el alma
como una exudación de reptiles, porque este hombre era muy joven
y ya no sabía cómo amarla,
y a veces
             algunas veces
despertaba en medio de la noche asaltado por un miedo incontenible
y la veía morir
                     morir eternamente
y en ese momento de oro
alumbrado por un dios de negra incertidumbre
ya había comprendido que su vida estaba maldita
porque ya no sabía cómo amarla
                                           ni cómo amarse a sí mismo
y este hombre
este hombre del que estoy hablando
se volvió irrazonable y sutil y vagamente sarcástico
un candidato al asilo de los condenados
o de los estúpidos
y este hombre, que tal vez era bueno
o pretendía serlo
afiló la infausta hoja de la traición en la piedra de heliogábalo
y tal vez siendo en esencia bueno o pretendiendo serlo
llenó su vida de descuidos y conciliábulos herméticos
como si hubiera nacido para arder en un fuego indomable
perpetuamente alejado de la luz
perpetuamente maldito
sin razón aparente

y al pasar los años
vuelve al punto de partida
el mundo es una isla
cada vez más pequeña
pero ahora ya es demasiado tarde
                porque tu tiempo ya no es el mío
y el aire ha cavado una tumba
                entre tu alma y la mía
Última actualización el Jueves, 22 de Febrero de 2007 08:43