AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

Las niñas ya no quieren ser princesas. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Barbie   
Martes, 13 de Febrero de 2007 12:09

Letizia Ortiz eligió susto, y uno no puede sentir compasión de los privilegiados hasta que los ve tocados por la tragedia en progresión geométrica. Si hay algo más duro que la pérdida de un ser querido es que éste sea joven. Si además la causa es el suicidio, imagino que la convulsión debe sacudir todos tus cimientos. Añadiendo que su excepcional situación la obliga a mantener una compostura de funámbula embarazada de seis meses que no muestre excesivas emociones, la compasión fluye por los cauces de la naturaleza humana.

Dicen que Letizia está obsesionada con el veredicto popular, que en noches de insomnio vaga por Internet en busca de comentarios con los que atormentarse. A buen seguro, el golpe sufrido la situará en el hueco anoréxico dejado por Lady Di en el corazón rosa mundial; hechos así son los que justifican la existencia anacrónica de las monarquías, iconos jerárquicos en los que la mella de las desgracias produce un espejismo de justicia universal. Los infortunios también tocan en el hombro de las chicas del telediario, y en el de las limpiadoras y en el de los camareros, pero vistas desde la perspectiva del que paga a los muñecos reales, tan prolíficos y obtusos, produce una sensación de inversión productiva.

La princesa seguirá condenada, cual Sísifo ceremonioso, albergará tantos embarazos y náuseas como su exiguo cuerpo aguante y tendrá la recompensa de una vida excepcional, de ser la noticia contada por otra rubia que sentirá el consuelo de la libertad que proporciona ser una chica de Moratalaz.

Última actualización el Miércoles, 14 de Febrero de 2007 14:08