AREOLibros

 Casa Desolada.

Nueva edición del clásico de Dickens con una presentación elegante y cuidada a cargo de Valdemar. La edición incluye multitud de notas del traductor para quien se interese por conocer los referentes sociales y de constumbres del contexto histórico en el que transcurre la novela.

AREOComics

 En busca del tiempo perdido. A la sombra de las muchachas en flor.

Segunda entrega de la adaptación gráfica de la novela de Marcel Proust, con un dibujo estilo Hergé que recrea cuidadosamente el entorno precido y evocador en el que transcurre la novela.

AREOMusica

 The Show.

Lenka es una cantautora pop australiana que ha participado con sus canciones en bandas sonoras de series de máxima audiencia en EEUU como Anatomía de Grey o Betty, y que ha reunido en este album debut.

Delíricus tremens
Compartiendo un colchón PDF Imprimir E-mail
Escrito por Noble Novitzki   
Miércoles, 16 de Julio de 2008 22:07

Nunca hubo dinero suficiente para comprar un edredón, pero aquella mañana decidió que lo prefería. Todas aquellas noches frías habían conspirado para hacer más dulce el que tenían, cada ráfaga de aire glacial que se colaba por debajo de la podrida puerta había hecho que se arrimaran el uno al otro de manera involuntaria. Al moverse con un escalofrío, su gruesa barba de varios días raspó la nuca de ella. El pie derecho, tan diminuto, había dado una patada al sentir el pinchazo, para después volver a retraerse enganchando el suyo. Dos pares de piernas se entrecruzaron como las teclas blancas y negras de un piano.

-No -dijo ella-. Ese es el largo. Termina aquí.

Se pasó la esquina de la manta que tenía el agujero de la mano derecha a la izquierda y la extendió con un fuerte movimiento de las manos, provocando una nueva cascada sobre el colchón en el suelo. Ella tembló detrás de él, las dos espaldas casi se tocaban, y se acercó a la mesita para agarrar las almohadas. Él comenzó a estirar los extremos y, al hacerlo, alzó el cuello para mirarla a los ojos, pero ya se encontraba en el cuarto de baño.

Deseó viajar hacia atrás en el tiempo unos segundos para poder verla marcharse. Así habría podido entretenerse un simple instante con el suave, aunque decidido, balanceo de su ancho pantalón de pijama.

Leer más...
 
Hielo en las alas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Barbie   
Lunes, 07 de Abril de 2008 12:59

Hoy me he despertado con el cerebro estofado y los cristales de azúcar agarrotándome la espalda. Nada nuevo hasta que me he incorporado y, al tiempo que estiraba los brazos, dos grandes alas se han desplegado produciendo un susurro mullido y cálido.

No he perdido los nervios ni un instante, me ponen histérica las dramatizaciones, me he dirigido tranquilamente hacia el espejo para tomar medidas de mi nueva realidad. Son unas alas estupendas. Plegadas tienen la forma de un corazón cuyo vértice coincide con el rombo vano que queda entre el culo y las piernas. Forman una geometría muy atractiva. Desplegadas alcanzan las muñecas con los brazos en cruz. Tienen un ligero plumón que flota por encima de los hombros y largas y flexibles plumas en los extremos. Empiezo a sentirme cómoda a la vez que excitada.

 

Última actualización el Lunes, 07 de Abril de 2008 18:27
Leer más...
 
Elogio del silencio. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Barbie   
Lunes, 14 de Enero de 2008 13:03

No hay discurso más elocuente que el silencio. 

Manchar de negro el blanco mudo para elogiar la eficacia expresiva del silencio es una contradicción, lo sé, pero incurrir en contradicciones es una enfermad congénita que sufro sin paliativo.

El silencio es la síntesis del espectro sonoro de las palabras, difícil de percibir en estado puro pero  impúdico en su desvestir gradual de disonancias para exhibirse en susurros de prendas despojadas y manecillas correosas zafándose del tiempo inmóvil.

No hay mayor complicidad que la de aquél que sabe acompañar un silencio ni eco más conmovedor que el de una multitud callada.

Me sumerjo de nuevo en mi silencio, mañana quizás naufrague.

 

(Aquí ejecución de 4.33 de John Cage)

Última actualización el Martes, 15 de Enero de 2008 13:57
Leer más...
 
Los Haikus del delirio PDF Imprimir E-mail
Escrito por California   
Martes, 15 de Mayo de 2007 15:47
Estos haikus no son haikus, pero los denominé así porque describen un pequeño movimiento emocional, un efímero paisaje interior que apenas puede ser atrapado con palabras. Casi ninguno de ellos fue escrito en el delirio del alcohol, por lo que tal vez no merezcan mucho la pena. Pero da igual, porque ni soy poeta ni pretendo serlo. A veces intento expresar lo que siento en un determinado instante, como si fueran fotografías, y éste es el único modo que conozco para hacerlo.
Última actualización el Martes, 15 de Mayo de 2007 15:51
Leer más...
 
crónica de un instante, o apagas la vela con un soplo PDF Imprimir E-mail
Escrito por California   
Miércoles, 14 de Febrero de 2007 02:56
no hubo tiempo de nada. he pasado fugaz
como un soplo pasé como un soplo
brillando ordenado y seguro caliente animal (1)
sin más juventud que el sonido de la demencia (2)
bebí en las dulces heridas de la noche (3)
 
Última actualización el Miércoles, 14 de Febrero de 2007 08:42
Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Página 1 de 2